lunes, 3 de diciembre de 2007

El Coach Interno.


Hola Queridos Héroes. ¿Alguna vez se han preguntado por los personajes que viven en nuestro interior? Bueno, en cada uno de nosotros, habitan simbólicamente una gran cantidad de personajes: está el Héroe, está el villano, el niño interior, el maestro interior y muchos otros más. Incluso, nosotros como seres humanos creativos y recursivos, podemos crear personajes internos que nos colaboren a alcanzar nuestros objetivos, que nos vigilen, que nos ayuden etc.

Yo he creado a un Coach interno. El coach es la figura que se usa en los deportes para referirse al entrenador. La psicología y otras disciplinas, han acogido esta dinámica para cumplir la misma función con otras personas: entrenar a otros para que alcancen objetivos específicos. Por ejemplo, en mi caso, cuando me contratas para hacer Life-Coaching, te entrenaré para que diseñes y cumplas tu Proyecto de Vida. Así mismo, dentro de cada uno de nosotros está esa persona que nos entrena, que nos motiva, que nos impulsa a alcanzar nuestras metas y nos proporciona herramientas para mejorar día a día.

¿Cómo encontrar al Coach Interno? ¡Muy sencillo! Pregúntate por algún objetivo a corto plazo que tengas: quizá perder peso. El Coach Interno es esa voz que te dice: “esta vez sí lo lograré” o “bueno, ahora que he decidido perder peso tengo que cambiar mis hábitos, diseñar una rutina de ejercicios, mejorar mi alimentación” Así es, el Coach es aquel que está contigo, diciéndote qué tienes que hacer y cómo tienes que hacerlo para obtener resultados en lo que te propones. Es una guía, un motivador, pero los resultados dependen de ti. Tu misión será crear a Tu Coach Interior; para ello sigue los siguientes pasos.

1. Diseña a tu Coach Interior, igual que a tu Yo Ideal. Es decir, un personaje que puede modelar, que ha alcanzado las metas que tú quieres alcanzar y que sabe cómo lograrlas. Crea su imagen, su vestir, su tono de voz, su forma de moverse, todo es que quieres aprender, ponlo dentro de la hoja de vida de tu Coach Interno.

2. Has una lista de los objetivos con los que te ayudará tu Coach Interior. Así sabrás para que lo usarás.

3. Cada vez que te encuentres con un obstáculo para tus objetivos, consulta a tu Coach Interior. Por ejemplo, si notas que estás apunto de comerte un delicioso Brownie a media mañana, invoca a tu Coach Interior y pídele consejo. Seguramente te quedará más fácil entender las razones por las cuales es importante posponer el Brownie para un momento más oportuno.

Hazle caso a tu Coach Interno.


Como todos los entrenadores, tu Coach Interno tiene que actualizarse constantemente. La mejor forma de pagarle los honorarios a tu coach interno es otorgándole información que haga que su trabajo sea más poderoso y tenga mejor efecto en ti.

Yo me siento muy privilegiado de hacer, en ocasiones, las veces de coach externo, pero con la única intención de fortalecer tu Coach Interior.

3 comentarios:

GORRION pys dijo...

Hola Doctor: ¿Cómo va tanto tiempo? En primer lugar: ¿Qué me aconsejás que le diga a mi coach interno? Te parecen bien estos preceptos:
1º) No comer grasas, ni ningún alimento que contenga colesterol.
2º) No acostarme jamás después de la 1:30 hs de la madrugada; excepto fines de semana
3º) No mirar TV más de 10 minutos por día (más tiempo le estropea a uno el juicio).
4º) No ponerme excusas de ningún tipo, en el momento de divisar una mujer atractiva de entre 20 y 25 años.
5º) Suprimir definitivamente el tabaco (hace años que lucho contra él; y no puedo desprenderme de ese nocivo hábito).
6º) Levantarme temprano (Sí, Gorrión, a las 8:30 ya es muy tarde).

Bueno, nada más se me ocurre por el momento.

Muy buen post.

GORRIÓN pys

ricardo dijo...

Coach saludos.

Interesante el tema del coach interno.

Él es el que nos conoce a profundidad. Según la participación que le demos junto con nuestra fuerza de voluntad, podemos que nuestro coach interior trabaje con eficiencia y eficacia.

Sólo debemos estar dispuestos a cambiar y mejorar...hay muchísimos retos por superar, todavía estoy muy jóven y me queda mucho por recorrer y aprender.

Master gracias de nuevo.

Su trabajo es inspirador.

Ricardo

Theodoran dijo...

Impresionante Dr P., lo desarrollé (me llevó tiempo la verdad porque le puse mucho detalle) y en efecto, cada vez que no le hago caso me acuerdo de "él" al ver que he metido la pata. El couch es como un ángel de la guardia. Gracias de verdad por esta tremenda herramienta