miércoles, 30 de enero de 2008

Rodeándote del Éxito. Modelando los HE's

"Dime con quién andas y te diré quién eres" Esa es la frase que los abuelos y padres han repetido durante generaciones y que, dentro de la sabiduría popular, es de mis preferidas. ¿De dónde proviene esta frase o refrán tan popular? Bueno, este refrán es hermano de otro muy famoso y un poco mas folclórico: "el que anda entre la miel algo se le pega".

Hay dos reflexiones que provienen de estas frases: lo primero es que debemos aprender a escuchar los pensamientos que han trascendido en varias generaciones y que, muchas veces, la psicología popular no es tan descabellada como suele creerse... Solo tenemos que afinar el oído.

La segunda reflexión y el punto clave de este post es la idea que encierran estos refranes y es la importancia del ambiente que rodea a una persona y la influencia que éste puede tener en ella.

Este post viene a mí como producto de una experiencia personal que tuve en la semana que acabó de pasar. Estuve de viaje en un pueblo característico de mi departamento (o estado) que no es muy alejado de la sociedad pero que logra, literalmente, desconectarte de la cotidianidad. Como es esperado en estos parajes, la reflexión se hace presente más fácil al desaparecer el ritmo agitado de la cuidad.

La particularidad de este pueblo era la frecuencia de buen humor en todos y cada uno de sus habitantes, razón por la cual alcancé a sentir dolor de las mejillas por las incontables ocasiones en las que reí en el transcurso de solo dos días. El sólo estar rodeado de personas agradables y felices durante un periodo constante me hizo sentir bastante diferente así que me pregunté cómo funcionaría esto con otras características.

Obviamente ya había leído sobre la influencia de los ambientes en las personas, de hecho, el impacto de las conductas modelo en las personas fue uno de lo primeros temas estudiados por la psicología del aprendizaje cuando se estaba estudiando acerca del mecanismo de la imitación como uno de los principios para aprender.

La estadía de una persona en un ambiente específico durante un tiempo prolongado, programa sus actitudes de manera determinante. Este principio es uno de los recursos más aprovechables para la consecución de objetivos a todo nivel. Para aprovecharlo, tenemos que hacer uso de una de las estrategias más antiguas del ser humano para abrirse campo en la vida cotidiana: la imitación. Otras escuelas de la psicología le llaman aprendizaje vicario, la PNL (Programación Neurolingüística) le llama modelaje. Usaremos el término de la PNL para lo que falta del post y para explicar cuáles son sus principios y poderlos aplicar en la vida cotidiana y en la consecución de objetivos en todas las áreas de nuestra vida.

Rodeándose del éxito.

Los pasos del modelado son muy sencillos:

1. Lo primero que tienes que hacer definir aquel objetivo que quieres lograr.

2. Una vez que has definido qué quieres, para averiguar el cómo debes encontrar un HE que ya lo haya logrado.

3. Si existe la posibilidad de entrevistarte con él al ser una persona de tu familia o de tu trabajo, organiza una reunión con él y pregúntale "¿Cómo...?". Si es una figura pública, recopila toda la información que puedas acerca de esa persona y de su historia de vida.

4. Trata de encontrar las creencias fundamentales del HE referentes al objetivo que te has planteado.

5. Indaga cómo es el uso del cuerpo que hace: el uso de las manos, el uso de la cara, como se sienta, etc.

6. Fíjate cómo habla con las demás personas. Como las mira, el tono de la voz, etc.

Imita la mayor cantidad de cosas posibles de tu modelo. Asi te llenaras de recursos poderosos que maximizarán los tuyos.

Lo otro que tienes que hacer, es tratar de rodearte de las personas que han logrado lo que quieres, así podrás tener contacto directo y constante con creencias, actitudes y personas que te colaboren con tus objetivos.

Para terminar, si ves que hay personas que te rodean y que están interviniendo en tu desarrollo identifícalos y aléjate en la medida de lo posible de esas personas o de sus actitudes. Ellos no son más que Villanos Externos.

Dime con quién andas y te diré quién eres.
_ _ _ _ _ _ _ _ _ _

La imagen que pongo hoy es realizada por el artista Alex Ross.

3 comentarios:

Gise dijo...

Hola Doc ;)
Ya lo extrañaba :( me alegro que esté super bien y que le haya ido de maravilla en su viaje, pondré en práctik este post aunque me gustaría un modelo como usted ;)
Un saludo a la distancia.. Bye!

GORRIÓN pys dijo...

Doc. Estoy empezando a imprimir todos tus posts, para volver a leerlos más seguidos, si es que no te molesta.
Seguiré haciendo los ejercicios que me recomendaste.
Saludos.

GORRIÓN pys

ricardo dijo...

Doc, en serio este post es supremamente cierto.

Un ejemplo que puedo dar es: cuando empecé a jugar baloncesto (ya casi 4 años, cómo pasa el tiempo de rápido) todo fue supremamente dificil y hasta frustrante, la gente era de lo peor, no sabían tener decencia y respeto por una persona que apenas estaba empezando.

El caso es que yo seguí adelante, y trababa de imitar a aquellos jugadores de mi equipo de aquel entonces que eran héroes para mí.

Así fue como pude empezar a mejorar paso a paso, y hoy digo que he alcanzado a aquellos que consideraba inalcansables, incluso veo las cosas con otros ojos. Me empecé a rodear de ganadores y así fué como empecé a ganar.

Y así hago cada día, imito y apropio las actitudes de mis héroes...la verdad que sirve mucho.

Gracias.

Que comentario tan largo.

Ricardo.